Inicio > ELECCIONES, ESPAÑA, POLÍTICA NACIONAL, POLÍTICOS > ¡Otra vez en campaña! ¡Qué suplicio!

¡Otra vez en campaña! ¡Qué suplicio!

1 agosto, 2011

Creíamos que la tortura nos daría un lapso de tiempo suficiente para lamernos las heridas, que estas cicatrizarían y que podríamos  afrontar el nuevo acto de daño físico y psicológico con la recuperación que el paso del tiempo permite, y ha sido que no. Pero que no, no.

El peor presidente de la “democracia española” se ha dado por vencido y finalmente, despreciado por el pueblo y por su propio partido, ha tirado la toalla y nos mete nuevamente en el suplicio de una campaña electoral, sin tiempo prácticamente de respiro, cuando las sandeces de unos y otros todavía resuenan en nuestras campanas auditivas. Debería exigirse un mínimo de dos años entre comicios, independientemente  cuales fueran estos. Merecemos un descanso.

Esta España en permanente jolgorio derrochador electoral y bombardeada a demagogia por doquier, no hay quien la soporte. A veces se echa de menos un descanso duradero. Sino de cuarenta años, por lo menos de un decenio. Otra vez van a pedir que los españoles nos pronunciemos. Me pregunto para qué. ¿Alguien nos escucha? Decía un destacado pensador, pasado a mejor vida y del cual no recuerdo su nombre, que de poco le servía la libertad de expresión, si nadie le escuchaba. Y parece que tenía su razón. ¿Quién nos escucha? La casta seguro que no.

Tenemos por delante varios meses de peloteo político al ciudadano. De promesas imposibles de cumplir y de discursos donde se dirá lo que queremos oír. Después, otra vez, la nada para el pueblo y la dictadura partitocratica en todo su esplendor. Con las viejas opciones más asentadas y las que pretenden obtener las migajas del pastel, dando codazos a diestro y siniestro, bajo el abrigo de la novedad. De la revolución generacional. Del 15-M. Del “no les votes” ¡Qué perfidia!

Así, para evitar que estos aspirantes al mangoneo nacional, los de siempre están calados de sobra, puedan engañar al sufrido ciudadano mediante el sobado y recurrido discurso de la regeneración democrática que ni ellos mismos se creen y mucho menos practican (algo imposible porque estos nuevos partidos están capitaneados por profesionales de la cosa pública que llevan en ella desde tiempos inmemoriales y han crecido al abrigo de la más pura tradición partitocratica) tenemos que dejar el temporal retiro, la vagancia ciber y retomar el teclado. Pues nada, a ello nos pondremos aunque se este un poco oxidado y se tengan pocas o nulas ganas.

Todo sea por la patria.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: