Inicio > ELECCIONES, PARTIDOS POLÍTICOS, PERSONAJES > González, Aznar, Revilla, Rosa Díez y el hooligan murciano.

González, Aznar, Revilla, Rosa Díez y el hooligan murciano.

21 enero, 2011

No sé por dónde empezar. Los trenes están aparcados hasta el lunes y tengo la tentación de mezclar churras con merinas o aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid para hacer de varias cosas un todo. Mi preferido me lo ha puesto a puro huevo para rularme a su costa, pero me da pena.  Al mismo tiempo, me parece muy grave el linchamiento al que ha sido sometido un inocente. Y a la sombra de su desgracia facial, la particular bronca en que se han entablado los partidos al uso. ¡Vaya panorama!

La otra mañana, cuando faltaban unos diez minutos para ponerme el traje de romano, la radio episcopal distribuía por las ondas un comentario mío en el Facebook de esa cadena. Dicho comentario alertaba sobre la posibilidad de una equivocación judicial de las que hacen época. El conductor de Así Son Las Mañanas, apostillaba que un móvil se puede dar a cualquiera para que su frecuencia aparezca en otro sitio, en un evidente deseo de que el detenido fuera el agresor. Puntualización a mí comentario del detalle.

Que la policía a veces parece tonta no significa que lo sea. La policía se hace la tonta cuando los políticos se lo exigen. Pero tonta no es. Y esa posibilidad, la de que el móvil estuviera en posesión de otro, seguro que la contempló antes de hacer público el dato. Total, que el energúmeno antisocial de extrema izquierda hooligan violento que se come a los niños crudos, solo ha cometido dos delitos: parecerse a alguien y en su momento, llevar un porro en la faldriquera. Ahora, la inicial equivocación que el consejero agredido tuvo en la ronda fotográfica, la pagaremos todos. Son las consecuencias de la falta de discreción mediática cuando se debe respetar la presunción de inocencia. Así nos va.

Yo, de este chaval, sacaría unas perras aprovechándome del morbo que esta sociedad enferma demanda. De plató en plató televisivo y de estudio en estudio radiofónico, contaría mi historia y sanearía la cuenta corriente.

Ayer vi al Presidente de Cantabria en un programa de televisión. De esos que pretenden amenizarnos el café de la tarde. De lágrima fácil, este hombre nos puso en antecedentes de los privilegios de su cargo, en comparación a las escandalosas retribuciones de por vida que reciben Aznar y González: cobra 3600 € al mes y el día que los cántabros lo pongan de patitas en la calle, no tendrá ningún tipo de compensación de por vida, ni indemnización alguna ni zarandajas varias. Volverá a su “astillero” y tendrá que buscarse la vida al margen de los presupuestos. Además, cuando se jubile, disfrutará de la pensión que le corresponda por los años cotizados y poco más.

En su vecina comunidad vasca, las ex consejeras, llegado el momento de pasar al jubileo, cobrarán, además de un plan de pensiones europeo, una jubilación autonómica equivalente al 50 % del sueldo que en ese momento perciban los consejeros, junto a la cantidad que le corresponda como currita telefonista de la administración, que también será suya. Son compatibles todas, solo para ellos, los políticos. Algo vetado al resto.

No se conoce ningún caso en que una ex consejera vasca haya renunciado a semejante dadiva autonómica. ¿Verdad Juan Capa? Al final he mezclado las borregas y me temo que la regenta magenta está por la labor de eliminar el complemento de pensiones a los diputados nacionales, porque no ve su continuidad en las cortes generales y no llegará al mínimo de siete. Pero eso sí. Del pensionazo autonómico, no se habla. Y de las retribuciones del partido, tampoco. Con el agravante de que este candidato a prócer lorquino, Juan Capa, nos pasa por el morro la declaración de ingresos al parlamento de su ama, en un vano intento por presentarla “libre de pecado”. Este chico no da pie con bola pero apunta maneras, de eso no hay duda. Todavía no se ha enterado de la iniciativa parlamentaria de Ama Díez. Todavía no se ha enterado de que este país habla de pensiones y PENSIONES.

Dejo para el final de esta menestra el profundo dolor que siento en estos momentos. Y la tristeza por no haber sido capaz de quererte como te mereces, dejando a un lado mi inconsciente pero étnico egoísmo.

Anuncios
  1. 21 enero, 2011 en 20:04

    Pues has terminado, Ramón Ángel, juntando churras y merinas. Has terminando hablando de pensiones (Díez) y pasiones (Capa).

  2. 22 enero, 2011 en 08:42

    Pues sí. No era mi intención, pero chico, todo se pega excepto la hermosura.

  3. Epi
    24 enero, 2011 en 04:06

    A ver si notificamos con propiedad. Dice “Ahora, la inicial equivocación que el consejero agredido tuvo en la ronda fotográfica”
    El que indicó quien podría ser el agresor fue un testigo de los hechos, no el consejero. En la hora que se reconoció al presunto agresor, el consejero estaba siendo intervenido quirúrgicamente

  4. 24 enero, 2011 en 06:37

    Epi :

    A ver si notificamos con propiedad. Dice “Ahora, la inicial equivocación que el consejero agredido tuvo en la ronda fotográfica”
    El que indicó quien podría ser el agresor fue un testigo de los hechos, no el consejero. En la hora que se reconoció al presunto agresor, el consejero estaba siendo intervenido quirúrgicamente

    Siento contradecirle pero el reconocimiento inicial lo realizó el propio consejero al ver al inculpado en fotografía. Eso han informado todos los médios y puede usted comprobarlo. Al verlo en una ronda de reconocimiento no fue capaz de hacerlo, debido sobre todo a la diferente corpulencia. Repito, eso es lo que han informado en prensa, radio y televisión y así lo digo aquí. Debería informarse mejor antes de venir a este sitio con esas ínfulas.

    Saludos

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: