Inicio > ACTUALIDAD, PARTIDOS POLÍTICOS, PERSONAJES, POLÍTICA NACIONAL > ¡Por España, hacia la jubilación!

¡Por España, hacia la jubilación!

19 diciembre, 2010

Año nuevo, pensiones nuevas. Eso parece vislumbrarse en el horizonte, si el gobierno que sufrimos se sale con la suya y el próximo enero amplía la edad de jubilación a los 67 años. No obstante los diputados y senadores mantendrán el actual estado de privilegio de sus pensiones. Sus señorías, dando ejemplo.

En España -se sabe ¿no?- todo depende del color del cristal con que se mira. Pónganse cómodos y estén atentos a su monitor:

Una señoría no aprecia el mismo deterioro vital calentando un escaño, que subiéndose a un andamio. En el escaño se está encerrado e inmovil a riesgo de padecer el síndrome de la clase turista. El albañil disfruta de un ambiente sano y abierto, realizando saludables ejercicios físicos, donde el sol y la brisa curten su piel –retribución en especie que no cotiza, dicen los muy cucos- y además despiertan los instintos básicos de las secretarias del entorno, que ansiosas esperan el ángelus para devotamente asomarse a las ventanas y babear ante la bronceada y viril tableta del paleta -es incierto y un topicazo lo de la barriga cervecera-

Están bien mirados, dicen desde los duros asientos del palacio de los leones. No como ellos, que además de sacrificados por la patria, están mal vistos.

¿Dónde va a parar? ¿Cómo comparar tan saludable, lúdica y sensual dedicación al aire libre, con unas almorranas castigadas por las prolongadas e interminables sesiones de obligada presencia?

Por eso, porque nuestros representantes sufren un deterioro físico notable durante sus notables años en la sede de la soberanía nacional -principalmente lumbagos, sospechamos, debido a las continuas genuflexiones de la teoría Bono- mantienen el actual estado de cosas en sus futuras pensiones. A saber:

  • Con más de 11 años de dedicación al país –por un exiguo sueldo, cabe recordar- el 100 % de la pensión.
  • Con siete años de actividad en cualquiera de las dos cámaras, el 80 % de la pensión. Cualquier trabajador, para poder jubilarse con el 50 % de la pensión, necesita haber cotizado un mínimo de 15 años.
  • Si sus señorías cotizan entre 10 y 11 años, el 90 %
  • Un trabajador del régimen general –el mayoritario- no puede jubilarse antes de los 61 años y a partir de esa edad y hasta los 65 actuales – o 67 si la cosa sale- se le restará anualmente a la pensión entre un 6% y un 8%. Sus señorías pueden jubilarse a los 60 años, con el 100% y 40 años cotizados.
  • Sus señorías pueden compaginar otras pensiones -la de eurodiputada, por ejemplo- con las obtenidas por su dedicación a la patria o de otra índole.

No es de extrañar por tanto, el interés que despierta esta condición en algunos. ¡Vaya bicoca!

Se desprende que la actividad de nuestros representantes incide negativamente en sus castigados cuerpos, por ello es necesario adecuar a las especiales y deplorables condiciones de trabajo de sus señorías, una política de jubilaciones especifica y a la vez blindada. Faltaría más.

Vaya tropa.

¡Por Dios, por la patria y el Rey diputaron nuestros padres!

¡Por Dios, por la patria y el Rey diputaremos nosotros también!

Anuncios
  1. 19 diciembre, 2010 en 12:53

    Por Díos, por la patria y el rey… contribuyamos nosotros también.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: