Inicio > OPINIÓN > Palabras, palabras, palabras…

Palabras, palabras, palabras…

26 agosto, 2010

La fotografía de los ministros del ramo de las armas analizando la situación de Afganistán, como si esa situación fuera de fácil análisis, después del trágico atentado que la guardia civil (siempre la guardia civil, que cruz llevan) ha sufrido de nuevo en carnes, y que ha costado la vida a dos de sus miembros y al intérprete afgano de nacionalidad española que les asistía, se antoja una fotografía más de pose que de autentica búsqueda de soluciones al avispero talibán, si es que soluciones existen desde nuestros códigos de derecho occidental.

Tras conocer el atentado, irremediablemente me ha venido a la cabeza la benemérita toda y en especial su situación profesional. Es notorio que el cuerpo creado por Ahumada es el peor pagado de los cuerpos policiales de la España de hoy. Se tiene que tener verdadera vocación para entrar en él. Un cuerpo policial con reglamento militar y denominado civil, cuya única esperanza de ver reconocida su valía con algo más que palabras, es que a los poderes públicos se les contagie las simpatías que este sufrido colectivo despierta en la población.

Lejos quedan los tiempos en que la Guardia Civil era sinónimo de represión, especialmente rural. Ahora se recurre a ellos cuando se les necesita en las accidentadas carreteras españolas, en montes y quebradas, en playas y costas, en el mar y en el cielo, en la ciudad y en el campo.

Es un cuerpo especializado en todos los ámbitos de actuación. Un cuerpo que ejerce de maestro de cuerpos fuera de nuestras fronteras. Un cuerpo cansado de promesas incumplidas y de vejaciones políticas.

Descansen en paz.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: