Inicio > PARTIDOS POLÍTICOS > El Metro y Movimiento Democrático

El Metro y Movimiento Democrático

2 julio, 2010

Estos días asistimos a una de las campañas de desprestigio y desinformación mejor orquestadas por la caverna mediática de este país. La huelga de los trabajadores del metro de Madrid, calificada por esos mismos medios de “salvaje” “kale borroka sindical” y otras lindezas parecidas, pretende presentar ante la opinión pública a unos “privilegiados” egoístas e insolidarios “con trabajo fijo”, agravado el escarnio por el hecho de ocultar que no son funcionarios públicos, sino trabajadores por cuenta ajena de una empresa cuya titularidad es de la Comunidad Autónoma de Madrid, como lo podría ser de Manolo el del Bombo.

Una empresa que, como tantas otras, está sujeta a un convenio colectivo (regulado por ley) firmado por las partes, donde se pactan las retribuciones (pacta sunt servanda) no siendo establecidas por gobierno alguno, como ocurre en el caso del funcionariado.

Decía Pérez Reverte, allá por 1998 en un artículo profético titulado “Los amos del mundo” :

“….entonces resulta que mientras el beneficio era privado, los errores son colectivos, y las pérdidas hay que socializarlas, acudiendo con medidas de emergencia y con fondos de salvación para evitar efectos dominó y chichis de la Bernarda. Y esa solidaridad, imprescindible para salvar la estabilidad mundial, la paga con su pellejo, con sus ahorros, y a veces con su puesto de trabajo, Mariano Pérez Sánchez, de profesión empleado de comercio, y los millones de infelices Marianos que a lo largo y ancho del mundo se levantan cada día a las seis de la mañana para ganarse la vida”

Esperanza Aguirre aprovecha como escusa el Real Decreto convalidado por la cámara de diputados y al cual su partido, el nuevo partido de los trabajadores, se opuso en su día, aplicándo ilegalmente a los empleados públicos de la Comunidad de Madrid una rebaja salarial impuesta por su mayoria parlamentaria.

La reducción del 5% del salario (el nivel más bajo, peones, mozos de limpieza, subalternos, ordenanzas y auxiliares administrativos, tienen una retribución de 23.894 euros al año. Un conductor de metro cobra, 28.903 euros anuales) ha sido el detonante del conflicto y los servicios mínimos del 50%, reiteradamente considerados abusivos por los tribunales, la radicalización del mismo.

En algunas tertulias radiofónicas de la misma tendencia que los diarios que han vertido toda clase de descalificativos a los trabajadores de metro, se ha dicho que la solución es acudir a esos mismos tribunales si se considera un atentado contra el derecho de huelga lo impuesto por la CAM, para que emitan una resolución, pero nunca incumplir lo esencial. ¿Otra vez? Ya se hizo en el pasado y en el pasado la justicia sentenció lo abusivo de la decisión ¡¡¡ UN AÑO Y MEDIO DESPUES DE FINALIZADO EL CONFLICTO!!!

¿Quién incumple la legalidad a sabiendas, por tanto?

Estas sentencias no obligan a establecer servicios esenciales no abusivos en posteriores huelgas, por cierto un derecho constitucional, algo que parece olvidarse con facilidad. Asistimos por tanto a la vulneración permanente de este derecho que solo puede defenderse rompiendo el consciente abuso impuesto, ya que el amparo de la justicia no sirve para nada debido a su lentitud y nula vinculación.

Sin embargo, no solo los medios de rancio abolengo se han dedicado a maltratar desde sus rotativas a unos trabajadores que simplemente exigen que se cumpla su convenio colectivo, cuyos salarios no son precisamente los de la casta política que vergonzosamente aprobó en sede parlamentaria autonómica la reducción de los mismos, pasándose la ley por el arco del triunfo. También algunos partidos políticos y otros que están en ciernes se han despachado a gusto, mostrando su autentica ideología y demostrando que la sensibilidad social la tienen donde la espalda pierde su casto nombre.

Me ha sorprendido esta declaración vía e-mail que confirma algo que sospechaba: el Movimiento Democrático desborda por la derecha al mismísimo PP, teniendo una fijación obsesiva con la clase trabajadora a la cual exige sometimiento a la ley, sin hacer referencia alguna al origen y endurecimiento del conflicto: dos ilegalidades cometidas por el gobierno de Esperanza Aguirre. Curiosa forma de entender la legalidad vigente, con parcialidad en la demanda de su cumplimiento.

Si, fijación con esa clase trabajadora que nada ha tenido que ver en el estallido de la crisis financiera y económica, pero que está pagando sus concescuencias sin comerlo ni beberlo, como vaticinó Reverte en 1998. Tomen nota.

Anuncios
Categorías:PARTIDOS POLÍTICOS
  1. 7 julio, 2010 en 12:10

    La interpretación de cualquier noticia lo es todo, Juan. Y las interpretaciones que haces son muy poco impaciales. Si lees el comunicado, a partir del primer párrafo, se observa una crítica a la organización de transportes de Madrid y su excesiva dependencia del Metro, con lo cual de algún modo se realiza cierta crítica, constructiva, eso sí, contra el Gobierno de Aguirre. Porque el Gobierno de la Comunidad de Madrid no puede dejar ningún sistema de transporte regional sin backup suficiente por lo que pudiera pasar. En la ciudad de Madrid, si le pasa cualquier cosa al metro como una huelga, un problema eléctrico, una inundación grave, un atentado, etc. la ciudad se para o al menos funciona al ralentí. Y eso no puede ser.

    Como apunte: se paró la ampliación de la línea de cercanías que lleva al aeropuerto, con lo cual, el acceso a éste se hubiera diversificado.

    La huelga salvaje costó directamente 3,2 millones de Euros por día, en gastos de mantenimiento ya contratados y sin posibilidad de anulación. Que es más o menos la mitad de lo que se querían ahorrar con la rebaja del sueldo a los trabajadores de metro. Y además, sin ingresar los ticket de los viajeros (aunque habría aumentado en algo los ingresos del sistema de autobuses urbanos e interurbanos …)

    Pero el atasco descomunal, y las pérdidas del tejido empresarial de esos dos días de huelga salvaje seguro que son enormes e incalculables.

    La lectura que hacemos es que el no cumplir los servicios mínimos por parte de los trabajadores del Metro, sea por la causa que fuere no está justificado en ningún caso. Si la CAM no cumplió la legalidad de un convenio firmado con anterioridad eso se resuelve en los tribunales, si procede, pero no transmitiendo el problema a los usuarios. Y DEBEN, trabajadores del Metro de Madrid y responsables de la CAM, llegar a un acuerdo, el que sea. Pero que no secuestre Madrid en ningún caso.

    Miguel Arroyo Pérez
    maperon@maperon.com
    600474222

  2. Pedro
    7 julio, 2010 en 15:31

    Movimiendo Dedocrático es más “aguirrista” que Aguirre. Nada nuevo bajo el sol… Más de lo mismo, otro chiringuito. Ahora azul.

    • 8 julio, 2010 en 09:05

      ¿Ya empezamos con los apodos estúpidos que tanto odio?

      Aquí se hacen votaciones secretas y en urna, aunque fueran 7 los que tiene que votar, y sea más sencillo hacerlo a mano alzada.

      La democracia y la igualdad de oportunidades entre todos los candidatos es nuestra máxima.

      Precisamente no hemos querido comenzar como partido político para que las ponencias estuvieran consensuadas democráticamente por todos, y no que hubiera un golpe de mano de última hora que lleve al traste las ilusiones de democracia interna que se pudieran indundir desde el principio, para después ser coartadas, mediante la “recomendación” contínua de los “buenos” frente a los “malos”. La elección de cargos se hará de la forma más limpia que se pueda dar, porque de lo contrario, yo sería el primero en abandonar MD.

      Y si fueramos aguirristas, seríamos peperos del ala liberal, y ya está, ¿para qué complicarse la vida?

      Te invito a participar con tu discurso en MD, toda crítica constructiva es bienvenida.

      Un saludo

      Miguel Arroyo Pérez

  3. 9 julio, 2010 en 04:31

    Estimado Miguel:

    Lo que me parece poco o nada imparcial es la exigencia del cumplimiento de la “legalidad” a una de las partes, pasando de largo sobre esa misma exigencia a la otra. Tal vez el desconocimiento del fondo de la cuestión (los trabajadores de METRO no son funcionarios, sus retribuciones están sujetas a una Ley de Convenios Colectivos que podrá gustar más o menos, pero que debe cumplirse atendiendo a criterios de equidad y corresponsabilidad legal, los servicios mínimos que se decretan, ya que la parte que impone se cierra a su negociación una y otra vez, tal y como establece la ley, han sido declarados por los tribunales en innumerables ocasiones abusivos y un largo etcétera )provocara la tendencia del comunicado público. Porque si no ha sido así, el desconocimiento la causa, pretender que se es imparcial al exigir a la CAM alternativas en el transporte público, no es serio. No mezcles churras con merinas, eso está feo. No mezcles un conflicto provocado por la arrogancia y el desprecio de un gobierno autonómico hacia un colectivo, con las alternativas del transporte en las grandes ciudades.

    Te aconsejo que antes de poner el derecho de Madrid por encima del derecho de las personas a defenderse del abuso del poder, exijas también públicamente responsabilidades a la otra parte y no limitarte exclusivamente a plantear alternativas quiméricas para cubrir el expediente.

    Juan Espanyol

  4. 9 julio, 2010 en 13:41

    Gracias por las matizaciones Juan.

    No obstante, ten en cuenta que estamos haciendo menos de la quinta parte de los comunicados que deberíamos hacer, porque hasta que no estemos correctamente bien conexionados en toda España nos cuidamos mucho de nuestras conclusiones, que al menos recogen lo más importante.

    Lo que sí es cierto es que para nosotros es muy importante la normalidad y la legalidad, y aunque valoramos el incumplimiento del convenio negativamente, es un asunto que los Trabajadores del Metro y la CAM deberían haber resuelto en los Tribunales, o con la huelga que anunciaron, y su respectivo 50% de servicios mínimos, que ya es suficiente mella para la Comunidad, y hubiera sido suficiente. La huelga probablemente hubiera durado más tiempo en su formato acordado de 50% de servicios mínimos (recordemos que ahora está en suspenso, depués de haber enseñado los trabajadores sus dientes).

    Pero una huelga “salvaje” fue como lanzar la bomba atómica para acabar la guerra, con la que Japón firmó su rendición incondicional. Nunca se sabe cómo van a acabar esas medidas drásticas. Y desgraciadamente, con toda probabilidad, los trabajadores del metro salgan perdiendo a la larga de esa huelga salvaje.

    Un abrazo

    Miguel Arroyo Pérez
    maperon@maperon.com
    60474222

    Pero paralizar Madrid es inaceptable

  5. Jesus C.
    19 julio, 2010 en 11:23

    El desconocimiento de la legalidad vigente no exime de su cumplimiento. Al igual que la falta de conexiones en vuestro partido o el desconocimiento no es excusa para ser tendencioso en los comunicados de vuestro partido. Es mas, el desconocimiento es un grave problema en un partido polico.

    estoy de acuerdo con Juan Espanyol y hay un cierto tufillo conservador en este partido “liberal”. Espero estar equivocado, aunque en España, el pp dice que es liberal…pues… No se si todos tenemos claro que es ser liberal y que no. Yo al menos no lo tengo nada claro.

  6. Epi
    20 julio, 2010 en 11:40

    *
    Test de democracia de esta página, por si sirve de algo

    20 de Julio del 2.010 12h 36′

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: