Inicio > PARTIDOS POLÍTICOS > Ahora se llama así, conferencia.

Ahora se llama así, conferencia.

17 abril, 2010

Ahora se llama así. Conferencia. Lo de mitin provoca sarpullido en el común de los mortales, que huyen de la casta política como de la peste. Por eso hay que darle cierto toque de clase que además pretenda imprimir seriedad científica a la reunión. Pues eso, conferencia.

Rosa Díez dará una conferencia en Lorca el próximo día 22. No versará sobre el poder judicial y el lamentable espectáculo que está dando últimamente, no. Tampoco hablara de la pendiente sentencia del constitucional sobre el estatuto catalán. Ni de la corrupción generalizada que se extiende como una mancha de aceite por todo el país. Ni de la violencia de género. O de la inmigración.

No hablará de la crisis económica y el creciente paro. Ni sobre el problema hídrico. Tampoco sobre el futuro del estado de las autonomías. Será una conferencia multidisciplinar. Sin exclusivas. Será una arenga sobre  “La alternativa necesaria”.

En suma Rosa Diez hablará; de Rosa Díez.

Conocida como La Divina por sus detractores, la premier magenta se envolverá de nuevo en la bandera patria, de la cual se desprenderá al abandonar el recinto. Recurrirá a la demagogia que tan bien domina tocando las fibras sensibles del respetable (localizándolas en la Ciudad del Sol a cada ocasión que se le presente) y generalizará sobre los problemas del país, sobre las preocupaciones de los españoles, dejando por sentado que una de esas preocupaciones, los políticos, no va con ella.

Recurrirá a la ambición de estado, a la necesidad de que este recupere ciertas competencias transferidas, aunque sabe de sobra que esta pretensión es irrealizable en España sin rupturas traumáticas y peligrosas cuando no sangrientas (a saber, según su jefe de filas en Murcia: Educación, Cultura, Sanidad, Urbanismo y algunas otras)

Reclamará por activa y por pasiva pactos de estado (para los cuales se desconocen sus propuestas en muchos temas) y defenderá la exclusividad estatal en ciertas materias para evitar pronunciarse abiertamente sobre cuestiones sensibles  (el agua por ejemplo)

A  esto lo llamará discurso coherente independientemente del territorio. Si, no se asombren. Antes se decía Cerros de Úbeda.

Practicará el proselitismo criticando el funcionamiento de las CC.AA. consciente del poco apego que los ciudadanos tenemos por ellas, con la excusa de la desigualdad que generan y el despilfarro que suponen, sin atreverse a cuestionar abiertamente su existencia, pasando de puntillas sobre el Estado Federal Cooperativo de Intensidad Media que se ha sacado de la manga Carlista. Un dato pone en evidencia el doble lenguaje que tan bien maneja esta vehemente mujer: durante su controvertida y polémica etapa como consejera de Comercio y Turismo del gobierno vasco, los gastos de viaje al extranjero de los consejeros ascendieron a 138 millones de las pesetas de 1993. El 80% correspondieron a su consejería, o sea a ella. ¡Solo en gastos de viaje!

Por supuesto, la mujer que tuvo que abandonar el cargo público con el que tan a gusto se encontraba y en contra de su voluntad, pondrá a caldo a los nacionalistas, especialmente los vascongados “perturbados”, sus antiguos socios de gobierno autonómico,  y venderá la imposibilidad empírica del entendimiento con semejante tropa: cuando el PSE-EE descubrió el naciente idilio entre PNV y Batasuna, sufriendo un apopléjico ataque de cuernos, decidió romper el pacto de gobierno con los nacionalistas. ¿Adivinan quién se opuso con todas sus fuerzas a esta decisión y a abandonar el gobierno vasco? Premio.

De una cosa pueden estar seguros. Rosa Díez no definirá a ningún político como “lorquino en el sentido más peyorativo del término” por los “polvos” que esto puede levantar y el flaco favor a quienes esperan sacar provecho propio a su sombra. Con los gallegos ya ha tenido lo suyo y ha puesto a su partido en una difícil situación por aquellos lares. Gentes sin “sentido del humor”. Como Mingote, que no supo tomarse a broma la querella que en su momento le presentó la consejera vasca por una viñeta periodística.

Pues eso. Para incondicionales halagadores canonizados hijosdalgo lectores de Vogue y muncho glamur… vayan, cuéntenlo y cojan fuerzas que después llega el burukide a Murcia capital.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: