Inicio > ACTUALIDAD > ¡Murcia, que hermosa eres….!

¡Murcia, que hermosa eres….!

5 abril, 2010

Tartana Murcia-Cartagena

La red de Cercanías de la comunidad valenciana recibirá 3.600 millones para su mejora tras años de abandono

Fomento aportará 3.000 millones y la Generalitat 600 tras el acuerdo alcanzado entre las dos Administraciones

8 de enero de 2001. Murcia. Esa fecha ha pasado a la historia de los ferrocarriles de España porque fue cuando se decidió el trazado del AVE que enlazaría Madrid con Cuenca, Albacete, Valencia, Castellón, Alicante, Elche y Murcia. Un ministro, el de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, y tres presidentes autonómicos, el de Castilla-La Mancha, José Bono; el de la Comunitat Valenciana, Eduardo Zaplana; y el de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, que ejercía de anfitrión, llegaron a un acuerdo que constaba de siete puntos.

El cuarto apartado de aquel documento ponía bien a las claras un hecho que se ha incumplido año tras año. «El Ministerio de Fomento se compromete a priorizar la adecuación de las líneas convencionales actualmente existentes».

Desde entonces, tanto con los Gobiernos de José María Aznar como los de Rodríguez Zapatero la atención a las líneas ferroviarias convencionales, al menos en la Comunitat Valenciana, ha sido más que escasa. Y a pesar de ello, alrededor de 25 millones de personas utilizaron los trenes de Cercanías el año pasado.

Han tenido que estar prácticamente terminadas las obras del AVE de Madrid a Valencia y que el presidente del Gobierno destituyera a Magdalena Álvarez y nombrase ministro de Fomento a José Blanco para dar el primer paso destinado a modernizar las líneas de Cercanías de la Comunitat.

Bien es verdad que desde el año 2007 la Generalitat ha estado reclamando al Ministerio la firma de un convenio para invertir en los trenes de Cercanías y que ha sido, a la vez, el propio Ejecutivo autonómico el que ha estado azuzando al Gobierno para que avanzase al máximo las obras del tren de alta velocidad, pues considera que es una infraestructura clave para afianzar el desarrollo económico y, sobre todo, mejorar el turismo.

El acuerdo entre Fomento e Infraestructuras se firmará pasadas las fiestas de Semana Santa y Pascua, señalaron fuentes del Consell.

El pacto se cerró hace dos semanas por la noche en una reunión que encabezaron el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Víctor Morlán, y el conseller de Infraestructuras y Transporte, Mario Flores.

El plan supondrá una inversión de más de 3.000 millones de euros, según anunció el pasado miércoles el ministro de Fomento, José Blanco, durante la visita que realizó a Valencia para impartir una conferencia en el Club de Encuentro Manuel Broseta.

Valencia, como Madrid

La participación económica de la Generalitat en la mejora de unas infraestructuras que son de titularidad estatal, pero que redundarán en el bienestar de los valencianos, será «como la que aportará la Comunidad de Madrid en su plan de Cercanías con Fomento», avanzó a LAS PROVINCIAS el conseller Mario Flores. El ejecutivo de Esperanza Aguirre interviene con 1.000 millones de euros, un 20% de los 5.000 millones que invertirá el Ministerio en la capital de España y su provincia. Así las cosas, la Generalitat concurrirá a la modernización de las infraestructuras ferroviarias valencianas con 600 millones de euros.

El acuerdo para mejorar las Cercanías de la Comunitat tendrá una vigencia de 10 años, «hasta el horizonte 2020», confesó el titular de Infraestructuras. Esto supone que a lo largo de este tiempo habrá que repartir los 3.600 millones que sumarán la aportación del Ejecutivo central y el autonómico. La inversión anual en la modernización de las líneas de Cercanías se situará en unos 360 millones de euros, cantidad que contrasta con las cuantías mínimas que ha ido destinando el Ministerio de Fomento en esta materia en Castellón, Alicante y Valencia.

Durante los últimos cinco años Fomento ha efectuado inversiones en las líneas valencianas de Cercanías por un importe de 46 millones de euros, según los cálculos de la Conselleria de Infraestructuras.

La media anual de inversión real durante el mencionado periodo ascendía a poco más de nueve millones cada anualidad, a pesar de que las partidas previstas en los Presupuestos Generales del Estado sumaban mucho más. Por ejemplo, en 2007 el Ministerio había consignado 47,6 millones de euros; en 2008 la cifra disminuyó a 37,3 millones; en 2009 fue todavía más bajo, 34,6 millones.

Pero las intenciones inversoras se quedaron sólo plasmadas sobre el papel.

Tan es así que el propio conseller Flores, cuando anunció que había llegado al acuerdo con Fomento para modernizar las líneas de Cercanías, llegó a decir que durante los últimos años «las inversiones han sido casi nulas».

Ahora habrá que ver qué sucede con los presupuestos del Ministerio para Cercanías, que este año ascienden a unos 43 millones de euros, y lo que pasa cuando entre en vigor el plan.

Adif, entidad empresarial que se encarga de las estaciones, construir y mantener las líneas ferroviarias, destina este año 204.000 euros de su presupuesto en Valencia al mantenimiento de las líneas convencionales y 4,6 millones a modernizar estaciones. La Sociedad Estatal del Transporte Terrestre, otra empresa pública, empleará 12,6 millones a la renovación de vías, 6,6 a suprimir pasos a nivel y otros 5,6 millones a mejoras de seguridad.

La salud de las líneas

El gran objetivo de este plan de Cercanías es la modernización de las líneas, además de dar continuidad a la Valencia-Gandia hasta Dénia, Benidorm y Alicante para crear un tren que recorra el litoral de la Comunitat, desde Castellón a Alicante, que incluso pueda ser utilizado por convoyes de alta velocidad y ancho variable, que alcanzan los 250 kilómetros por hora. La actual Valencia-Gandia la usaron en 2009 casi seis millones de pasajeros, cifra que ha bajado respecto a 2008 debido a la crisis económica, apuntan desde Renfe. Oferta un buen servicio, al menos dos trenes por sentido y hora y sin retrasos. La mejora del trazado de Xàtiva a Alcoy ya está consensuado. En junio pasado la Generalitat y el Ministerio llegaron al acuerdo. Posiblemente el trazado que mejor salud presenta es la C-2, Valencia-Moixent. Utilizado en el recorrido de los Alaris Valencia-Madrid. El inconveniente de esta línea, que utilizaron el año pasado más de ocho millones de usuarios y es la más concurrida, es que atraviesa y parte Alfafar, Benetússer y Sedaví.

El trayecto Valencia-Castellón también es bastante bueno y el Quart-Valencia, testimonial de la antigua línea que llegaba a Ribarroja y se cedió a la Generalitat.

El trazado férreo Valencia-Buñol-Utiel, de vía única, sin electrificar, y con trenes de casi 30 años, garantiza un viaje ruidoso, con retrasos frecuentes y frecuencias escasas. El trayecto dura dos horas, el doble que en coche. Ha perdido casi un millón de viajeros desde 2007, obligada a parar en el apeadero de San Isidro por las obras del AVE. En situación similar o peor está la línea Valencia-Caudiel, especialmente a partir de Sagunto, pues desde ahí la vía es única y sin electrificar.

La Alicante-Murcia también precisa electrificación en toda su longitud.

FUENTE: Las Provincias

¡SIN COMENTARIOS!

Anuncios
Categorías:ACTUALIDAD Etiquetas: , , ,
  1. 5 abril, 2010 en 06:45

    Si las líneas de cercanias de la Comunidad Valenciana llevan años de abandono, es lógico decir que las de la Comunidad Murciana llevan lustros de olvido. ¿O no?

    ¿Qué hace la casta política pimentonera al respecto, los de siempre y los sobrevenidos?

    ¡Murcia que hermosa eres….!

    Vaya tropa que nos ha tocado en suertes…

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: