Inicio > POLÍTICA NACIONAL > Subirá el IVA….en junio.

Subirá el IVA….en junio.

20 marzo, 2010

Una semana sin actualizar el blog es mucho tiempo. Desgraciadamente otras obligaciones acaparan mi atención y por qué no decirlo, los ánimos no están para ciertas preocupaciones un tanto mundanas, como mundana es la política. Al hilo de esto último no puedo pasar por alto el debate que se ha generado en España con la tan traída subida del IVA.

Los profanos en economía, los que necesitamos mucho más que dos tardes para comprender lo elemental de este campo del saber, tenemos que recurrir a esas mentes preclaras que de tertulia en tertulia y de columna en columna de opinión, defienden unos la necesidad del incremento y otros todo lo contrario. Si les digo la verdad solo consiguen confundirme más.

Por tanto, en base a las cuentas de la vieja y a la experiencia de la vida, me quedaré con la impresión que todo este debate me causa: la subida del odiado impuesto pretende extender el reparto de la miseria entro los más míseros. Me explico. Serán finalmente los consumidores quienes paguen el aumento de tipos. Es el peldaño más bajo donde finaliza todo el proceso. Sin embargo la inmensa mayoría de quienes se encuentran en este escalón pertenecen a las rentas muy bajas, bajas y medias de la población. Curiosamente aquellas que peor lo están pasando y las que necesitan las ayudas y subvenciones sociales que se quieren garantizar y principal causa de la decisión gubernamental. ¿No les recuerda esto a un pez? Reconozco que estoy “pez” en estas cosas pero a mí me da la impresión que finalmente se traduce en empobrecer aún más al que menos tiene. No sé.

Claro que alguien dirá que los productos de primera necesidad no van a sufrir incremento alguno. Faltaría más.

Solo queda esperar que se entiende como primera necesidad. Miedo da pensarlo, debido a las ocurrencias de los ministros de Zapatero, insuperables muchas veces buscándole los tres pies al gato.

La solidaridad entre pobres, que diría un progre de saneada cuenta corriente.

En esas estamos.

Anuncios
Categorías:POLÍTICA NACIONAL Etiquetas: , ,
  1. Juan Fernando
    20 marzo, 2010 en 14:24

    Hasta donde sé daré mi opinión en este tema:

    La renta familiar disponible per cápita se define como: la renta de que disponen las familias para el consumo y el ahorro, una vez descontadas las amortizaciones o consumo de capital fijo (vivienda) y los impuestos directos y cuotas satisfechas a la Seguridad Social.

    RFDpc = C + S

    C = Consumo
    S = Ahorro.

    Hemos descontado I = consumo de capital y Td = impuestos directos.

    Todos entendemos que las familias con menos recursos destinan prácticamente la totalidad de su RFD al C, por lo tanto S es próximo a 0 . Y aquellas que disponen de más recursos, una vez satisfechas sus necesidades de consumo lo que les resta lo destinan al S y por lo tanto S>0.

    En este escenario, ceteribus páribus, siempre será más justo un Td progresivo que un Ti, pues, al aplicar un Ti la familia donde su RFDpc = C porque S=0, recibirá el impacto del Ti en la totalidad de su renta, y aquella que pueda destinar parte de su RFD al S, esquivará dicho Ti en la proporción de renta que destina al S. Existe la posibilidad de que en valores absolutos la familia con una RFD más elevada siga pagando más, pero en términos relativos se ve favorecida por este escenario impositivo.

    Por eso, en un sistema económico formado por ciudadanos honrados donde todos pagan sus impuestos, siempre será más justo un Td progresivo (se incrementa gradualmente en función de la renta: los que más tienen más pagan) y unos Ti reducidos.

    ¿Por qué entonces un gobierno “progresista”, “socialista”, “del pueblo”, carga contra éste con un incremento de los Ti?.

    En mi opinión valora el siguiente escenario:

    P.V.P = CTu + B + IVA donde

    P.V.P = precio de venta al público de productos y servicios impuestos incluidos
    CTu = Coste total unitario = (Costes fijos + Costes variables), Ti de las materias primas incluidos
    B= beneficio de la empresa
    IVA = impuesto sobre el valor añadido

    Los Pv se han contraido por la reducción de la D (Demanda) y, como los CTu no han bajado tanto como los Pv, han tenido que reducir el B para que la fórmula se equilibre.

    Por lo tanto tenemos la variable P.V.P = constante, por el contexto económico en el que nos encontramos y unos B cercanos a 0.

    El gobierno sabe que incrementando los Ti lo que ocurrirá será que:

    1. Se incrementarán los precios de venta de las materias primas. Estos a su vez intentarán trasladar el incremento de precio al último escalón de la cadena que es el que vende al consumidor final. Pero no todos podrán hacerlo, porque se quedarían fuera de mercado en precio, lo que ocurrirá es que un gran % de empresas de materias primas o productos semi-facturados asumirán el coste reduciendo su B.

    2. La ausencia de demanda final obliga a las empresas a mantener unos P.V.P reducidos y constantes por lo que no van a poder repercutir, en su totalidad, el incremento del Ti al mercado, esto hará que asuman el incremento de Ti reduciendo su B.

    Por una doble vía, el impacto del Ti que teóricamente iba dirigido al consumidor final quedará absorvido en gran medida por las empresas.

    El Gobierno sabe que la mayoría de empresas estan en un P.V.P que sólo cubre sus costes. Un incremento de Ti supondrá, al no poder incrementar el P.V.P, la entrada en pérdidas de muchas de ellas y su inevitable cierre o reestructuración. Debe asumir esa responsabilidad.

    Moraleja:

    En un escenario de crisis macro-económica, donde PVP = constantes, la única forma de que las empresas financien el gasto público es incrementando los Ti.

    Saludos.

    p.d: existen variables a este rezonamiento si introducimos la variable “economía sumergida”, pero eso da para otro comentario.

    • Ramón Ángel
      21 marzo, 2010 en 08:13

      Yo no sé mucho de muchas cosas. Pero de economía, menos. Según el planteamiento matemático que realizas, al ser las empresas las que asuman el incremento de los Ti al mantener el PVP y por tanto financiar el gasto público, muchas de ellas, sobre todo las pequeñas y medianas, se van a encontrar con más dificultades que se traducirá en: congelación salarial, para que el Ctu no se incremente más y en muchos casos su desaparición ante la imposibilidad de mantener B=0.

      Ambas circunstancias imposibilitan el crecimiento del consumo, con lo cual el PVP no solo no se incrementa, sino que puede entrar en una espiral deflacionista, con lo cual B=0 desaparece y aparece B=-1.

      Por bemoles, para evitar esto y que la formula se mantenga en igualdad los Ctu deben bajar, especialmente los fijos. Total que los costes salariales, los que posibilitan el consumo, tienen que reducirse. Si se reduce el consumo el PVP debe adaptarse a la falta de demanda…..y vuelta a empezar.

      Lo que yo digo por la cuenta de la vieja: la pescadilla. Veamos quien le pone el cascabel.

      ¡Bendita economía sumergida! ¡Cuántas crisis has ayudado a superar!

      P.D: También se puede reducir la variable Ti, para mantener la ecuación. Esto supone: racionalizar el gasto público y establecer prioridades en el mismo. Aquí me parece que esta la madre del cordero. En las prioridades, que no son las mismas para unos que para otros.

      • Juan Fernando
        21 marzo, 2010 en 10:45

        Hierras Ramón, la solución es el Chiringuito Federal.

  2. 21 marzo, 2010 en 11:18

    Juan Fernando :

    Hierras Ramón, la solución es el Chiringuito Federal.

    Lo tomaras a broma, pero eruditos economistas tribales abogan por el consumo de productos patrios frente al mismo foráneo, aunque este sea más barato, de tal manera que repercuta en las finanzas del lugar el gasto ciudadano y preservar la industria de bienes y consumo local ante la competencia “extranjera”. Algunos bien pensantes políticos con responsabilidades autonómicas, ya realizaron en el pasado campañas propagandísticas de este tipo. Al tiempo. Que de seguir así regresaremos al autoabastecimiento aunque tengamos que desplazarnos en calesa que por estos lares la industria berlinesa no pasa de la tartana.

  3. Alegría
    21 marzo, 2010 en 19:35

    Pues yo solo puedo hacer un comentario nada docto pero sí muy basado en experiencias de vida:
    A este paso nos vamos a “tercermundonear” a pasos galopantes: muchos tendrán muy poco y pocos tendrán mucho.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: