Inicio > PARTIDOS POLÍTICOS > UPyD y la sanidad pública. El cacao mental magenta.

UPyD y la sanidad pública. El cacao mental magenta.

28 febrero, 2010

Siguiendo la senda que hemos tomado y aprovechando la especial cualificación que algunos tienen para escrudiñar la red y poner en evidencia las contradicciones permanentes en que incurre el partido que tiene nombre de mujer (que me perdonen las mujeres) no podemos evitar traer a colación otra contradicción más. Si en algo se caracteriza la patera magenta es en sumarse a toda índole de iniciativas ajenas, ya que las propias no existen, simplemente para aparecer en los papeles, autentico life motive de esta tropa, convencidos que los votos vendrán por este lado, siendo participes de los titulares. Además del tirón populista de La Moderna, un tanto mermado últimamente.

Como el personal esta hasta las gaitas de los políticos y su permanente discurso sin fuste, los que buscan desesperadamente, no a Susan, sino a San Esteban, para mejor provecho propio, se pasan por el forro sus principios ideológicos y las ponencias económicas aprobadas por ellos mismos, conscientes de que dicho personal no se va a molestar en leerlos.

Vayamos con los primeros. El manifiesto fundacional de Unión, Progreso y Democracia apuesta por la iniciativa económica pública y privada en los servicios que tradicionalmente han sido prestados por el estado:

“Por supuesto, la desigualdad entre los ciudadanos tiene también a veces causas
económicas. Nosotros creemos que toda riqueza es social y se debe en último término a la sociedad, AUNQUE PROVENGA DE LA INICIATIVA INDIVIDUAL QUE LICITAMENTE SE BENEFICIA DE ELLA. La mejor forma de redistribuir la riqueza socialmente acumulada son unos efectivos y accesibles servicios públicos para atender cuestiones básicas: educación, sanidad, comunicaciones, transporte, asistencia social a niños, minusválidos y ancianos, pensiones, etc… Unos servicios que han de tener calidad y deben gestionarse con eficiencia, evitando derroches en los recursos, MEDIANTE LA CONCURRENCIA DE LOS SECTORES PUBLICO Y PRIVADO, adoptándose las fórmulas que mejor respondan a los objetivos de atención a todos los ciudadanos y que, en todo caso, estarán sujetas a la supervisión del Estado”.

Está claro ¿verdad?

Pues bien, si esto es así ¿cómo es posible que el partido de Rosa Díez pueda firmar el siguiente comunicado público y adherirse a las reivindicaciones que en él se recogen?

http://www.laverdad.es/murcia/v/20100226/region/medicos-enfermeros-suman-defensa-20100226.html

No se sorprendan. La contradicción esta asumida como un pequeño precio a pagar. El autentico botín es aparecer. Hacer creer a los ciudadanos que UPyD existe y que tiene algún peso en la política murciana. Falso de toda falsedad.

En Murcia UPyD solo tiene dos actividades reconocidas: su fervor por  las purgas internas y los comunicados de prensa a golpe de apertura de diarios. Se produce la noticia y seguidamente machacan a los medios intentando apropiarse de las iniciativas de otros y hacerlas pasar como propias ante los ojos del lector.

Por eso se adhieren a la “defensa de la sanidad pública”. Aunque contradiga su programa, marcadamente liberal. Su objetivo es estar aunque esa no sea su guerra. Lo demás es accesorio.

Cosas de la política.

Anuncios
  1. 28 febrero, 2010 en 19:26

    HAY QUE EMPEZAR POR SANER LEER ENTRE LINEAS

  2. Jesus
    1 marzo, 2010 en 15:28

    Bueno, lo que está claro ya (por si alguien no se habia dado cuenta) es que este partido no es ya el del manifiesto. Los delegados oficialistas (muy bien guiados por la cupula) votarón pasar de un partido “ni de derechas ni de izquierdas, liberal progresista” a un partido de centro-izquierda, gustará mas o menos, pero es lo que hay, ya van dos partido C’s y UPyD que abandonan a su base liberal… Yo no buscaría diferencias entre el manifiesto y las ponencias aprobadas en congreso, porque seria una tonteria, uno ya no tiene nada que ver con el otro, ni el otro con el uno, ni en ideologia ni en democracia interna, ni en regeneración democratica…etc.
    Son dos partidos distintos, el de antes y el de ahora.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: