Inicio > REFLEXIONES > Democracia

Democracia

24 enero, 2010

Uno de los argumentos más manidos para justificar ciertas actitudes, formas y modos de actuar, es el recurso al cumplimiento de las normas aprobadas democráticamente (convenientemente sazonado en muchas ocasiones de sumisión disfrazada de lealtad).

De esta manera, el disidente, el que piensa diferente, tiene la opinión totalmente cercenada y secuestrada, salvo que en un arranque de honor, se atreva a poner en cuestión unas normas democráticas que pueden ser injustas, aunque legales. Este barranco entre la libertad democrática y el acatamiento impuesto por la mayoría (muchas veces ignorantes de ello), es el que las modernas sociedades tienen que superar. Cosa arto difícil y que está provocando situaciones bastante esperpénticas en los partidos políticos al uso, demostrando al tiempo que en ellos la necesaria transición no se ha producido. Lo malo, lo peor de todo, es que llegados a detentar el poder, esta confusión entre democracia y normas, llegan a solaparse una con otra, imponiéndose finalmente la ley, aunque pueda ser injusta, frente al derecho (casos en las comunidades gobernadas por nacionalistas periféricos y de proyección central estamos viendo a diario).

Como mi compañero Juan José Molina lo explica mucho mejor que yo y no se le alborotan las ideas como a mí, les sugiero que visiten su blog y lean este interesante artículo:

http://jjmolinagallardo.blogspot.com/2010/01/democracia-y-normas-versus-democracia.html

Anuncios
Categorías:REFLEXIONES
A %d blogueros les gusta esto: