Inicio > OPINIÓN > UPyD, ¿Un fraude político?

UPyD, ¿Un fraude político?

22 enero, 2010

De Edurne Uriarte (el 22/01/2010 a las 15:48:13, en UPyD)

Todas las encuestas auguran un significativo aumento de votos para UPyD en las próximas elecciones generales. Si llega a dichas elecciones, claro está. Porque lo que ocurre en ese partido se parece cada vez más a un descalabro interno, como bien titula hoy Érika Montañés en este periódico.

Y no lo digo sólo por la sucesión de abandonos de militantes, como ese 40 por cien de los afiliados de Cataluña que acaba darse de baja. Lo digo también por los incesantes procesos disciplinarios de la dirección contra algunos militantes. Como el expediente informativo que se le ha abierto a Valia Merino por un motivo que a mi me ha parecido nimio, la convocatoria de una reunión de militantes fuera de los cauces del partido.

Y no lo digo porque yo sea partidaria de los partidos asamblearios y el fin de los partidos centralizados y disciplinados. Todo lo contrario. Una cosa es que las sanciones me parezcan a veces profundamente equivocadas y un ejemplo de hoy mismo es la amenaza de Cospedal contra el alcalde de Yebra. Y otra que la única forma de sobrevivir y de ser eficaz políticamente sea con partidos centralizados y disciplinados.

El problema de UPyD es que nació precisamente como alternativa a los partidos tradicionales. De ahí la incongruencia de lo que está ocurriendo, este record de expedientes y expulsiones jamás visto en los viejos partidos, y que ha llevado a uno de los militantes desencantados, Juan Perán, a afirmar lo siguiente: “UPyD es un enorme fraude político como partido que acosa a los discrepantes y les invita a marcharse”. ¿Acabará pareciéndolo también a sus votantes?

FUENTE: http://www.abc.es/blogs/edurne-uriarte/public/post/upyd-un-fraude-politico-2805.asp

Anuncios
Categorías:OPINIÓN
  1. Calixto
    24 febrero, 2010 en 16:56

    En las elecciones a la Territorial de Valencia, existe un enorme problema. 150 votos a favor de la canidadura oficial y 149 a la alternativa (con no dejar votar a un militante de la segunda lista) y existir dias antes de las elecciones expedientes a dirigentes de la segunda lista.
    Un enorme “LIO”.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: