Inicio > PERSONAJES > Frases nada afortunadas

Frases nada afortunadas

11 enero, 2010

Cada vez que tengo ocasión, repaso los artículos, post y comentarios de este modesto blog. Nunca se sabe cuando alguno (o alguna) puede alegrarte el día. No es muy habitual, pero no pierdo la esperanza de que así ocurra. El caso es que esta mañana, después de preparar el equipaje, sacar al perro, llevar a las niñas al instituto y hacerme a la idea de un viaje no programado, me han quedado unos minutos para realizar ese repaso.

He actualizado algunos artículos y en uno de ellos, el enlace recomendado me lleva a un periódico de tirada regional y a una noticia de especial trascendencia: aquella que en el día de reyes muchos de nosotros sentimos vergüenza ajena.

Asombrado por la cantidad de comentarios (es un hecho, no somos nada dados a escribir) me he quedado estupefacto con el primero de la fila, firmado por V. Corta y explícita firma. En su intervención acusa a mi compañero de partido y coordinador-portavoz provisional de UPyD Región de Murcia, Rafael Sánchez, de formas un tanto reñidas con la Regeneración Democrática, bandera, como se sabe (y si no se sabe, lo digo yo) del ideario político del partido de Rosa Díez. Concretamente cita un párrafo de su blog, que al lector le puede parecer que es de cosecha propia:

“¿Qué hay de malo en librarse de personajes que son al organismo de un colectivo humano lo que las toxinas, la hipertensión y el colesterol a un cuerpo?”

No creyendo que semejante ocurrencia fuera de alguien como Rafa, que ejerce de máximo responsable regional de un partido democrático, he visitado su blog y he descubierto que en él hace referencia a parte de un artículo de Carlos Martínez Gorriaran, que la desafortunada frase es del Responsable de Programa Nacional de UPyD y que evidentemente comparte en su integridad.

Quiero creer que se trata solo de una pequeña genuflexión al jefe y que en el fondo Rafa no desea librarse de nadie como si fuera un mal virus o una bacteria dañina. Hay comparaciones que pueden hacernos recordar etapas de la historia afortunadamente superadas. Es inevitable.

Doy gracias a los cielos por vivir en la época que vivo. Miedo me da pensar que sería de muchos de nosotros en épocas pasadas, donde librarse del oponente político o personajes “que son al organismo de un colectivo humano lo que las toxinas, la hipertensión y el colesterol a un cuerpo” tenía otras connotaciones.

Voy a pasearme, como decimos en Murcia (y esto sí es una ironía)

Anuncios
  1. Jose Maria
    11 enero, 2010 en 11:11

    No te extrañe y reza porque vivamos en esta epoco.
    si estuvistes de delegado al Congreso del antes partido Upyd y ahora “partido de Rosa Diez” o “galera magenta” te darias cuenta que alli habia palmeros que hubiesen hecho lo que les hubiesen mandado en ese momento (afortunadamentel a mayoria de los asistentes no eran asi) y si no recuerda la reaccion de estos palmeros ante la incendiaria, penosa y canallesca intervencion ultima de uno del CD al final del sabado.
    ?la vistes?
    Pues el que estuviese viendola y viendo la reaccion, no le extraña este tipo de expresiones.
    Saludos/JM

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: