Inicio > REFLEXIONES > Sin recompensa

Sin recompensa

16 diciembre, 2009

Tuve una desagradable sensación cuando en los medios de comunicación se relataba el viaje solidario de Rosa Díez al Sahara. O el viaje protector. Esa presencia que impide al tirano centrar su odio en la familia de la odiada. Lo que la misma Rosa denominó “nombrar para poder proteger”

Y digo que tuve una desagradable sensación ya que, lo que en un principio me pareció una iniciativa loable, con el paso de las horas y la repercusión mediática que este hecho generó, me hizo sospechar la posibilidad de estar ante una iniciativa muy bien estudiada cuyo autentico fin no era otro que la imagen personal de la portavoz de UPyD y los réditos políticos y electorales que se lograrían a costa de una mujer que está entre la vida y la muerte.

Automáticamente deseché esta posibilidad de mi mente, ya que no veo a Rosa como una persona capaz de entrar en estos juegos y cambalaches en circunstancias tan graves, por simple ambición política. Sin embargo parece que no fui el único que tuvo esa sensación que todavía me niego a aceptar, pero que me hace dudar sobre las autenticas intenciones de este viaje a El Aaiún. Sería terrible para muchos de nosotros comprobar que Rosa Díez se mueve por único interés político. Y eso solo el tiempo nos lo dirá. Aunque personalmente creo que las motivaciones han sido solo y únicamente humanitarias, la poca confianza que tengo en los políticos profesionales, capaces de cualquier cosa para conseguir los objetivos marcados, eso que se ha dado en llamar pragmatismo, me impide al cien por cien estar convencido.

Ruego a los Maestros que nos esperan para ayudarnos a elegir el momento de nuestro nuevo transito, estar equivocado y ser testigo de un acontecimiento humano que no busca recompensa de ningún tipo.

Anuncios
Categorías:REFLEXIONES
A %d blogueros les gusta esto: