Inicio > REFLEXIONES > Sin estreñimientos

Sin estreñimientos

22 noviembre, 2007

estrenimiento.jpg

 Unión, Progreso y Democracia tiene garantizado el fracaso electoral. Me resulta duro decirlo, pero es así. Ya no se trata de una cuestión de cobertura mediática. Y si lo fuera, que pena. Se trata de llegar. De llegar al pueblo.

Al pueblo español se la suda la constitución. Y esta es una verdad objetiva. Y se la suda la ley electoral. Ambas se la sudan porque no la conocen ni interés tienen en conocerlas. No me estoy refiriendo a sesudos ciudadanos que devoran información. Me refiero a la clase baja, que también vota. A esos españoles que solo están por lo suyo. Algo totalmente lógico. Los nacionalismos, la ley de leyes, el peso de su voto; se la repampinfla. Ven estas cosas como una disputa deportiva. Y es así. Nos guste o no nos guste.

Rosa, Gorriarán, Savater y otros muchos creen que la clase obrera, cuyo peso electoral es el más importante, lee. Se informa. Analiza. Compara. Reflexiona. Y no es verdad. No ocurre esto.

Rosa llenó el paraninfo de la Universidad de Murcia porque unos pocos incondicionales se movieron para traer a los íntimos. Y porque era una universidad. Porque esta en el centro de Murcia. Cogía de paso. Si el acto se hubiera celebrado en otro sitio, si se hubiera celebrado algo apartado, nos habríamos encontrado cuatro. ¿Por qué?. Porque el pueblo llano, esa inmensa masa informe tiene otras prioridades. Algunas de ellas vitales.

En España de poco o nada sirven las evidencias. El pueblo vota siempre contra algo, no por algo. Vota con un gran cabreo monumental hacia quien le esta jodiendo la vida. Pero en el presente. Al pueblo le duele el bolsillo. No le duele si  Ibarretxe o Arturito quieren volar del nido. Poco importa esto. Y si les duele es en plan guerrero, sacando bravuconamente lo peor de Don Pelayo. Lo importante para el pueblo español, el de la calle, el que se reúne a jugar al mus o una partida de domino, es su cartera. Lo que puede llegar a gastar con la familia y con los amigos. En el mejor de los casos. O como terminar el mes, en el peor.

UPyD debe bajar al terreno de juego. Y sobre todo analizar de verdad donde pretende recabar los votos. Entre la intelectualidad y las mentes cultivadas, o en el bajo pueblo. Ese que solo lee la publicidad del buzón de correos. Y para llegar a él, debe hablar con sus mismas palabras. Sin demagogias. Sin ese lenguaje muchas veces incomprensible. Y sobre todo sin que sus lideres, en los actos públicos, den la sensación de ser el liberado que les vende un mal convenio. Sobre todo por lo repetitivos. Sin estreñimientos.

JUAN ESPAÑOL

Anuncios
Categorías:REFLEXIONES
  1. davichu
    22 noviembre, 2007 en 22:58

    En eso consiste la democracia, una persona, un voto. Da igual quien sea esa persona, puede ser un obrero de la construcción, un agricultor, un ingeniero o un neurocirujano… esa es la grandeza y al mismo tiempo la pega de los sistemas democráticos que como todo el mundo sabe no son perfectos pero es lo mejor que ha inventado el ser humano. En cuanto a que UPD va a fracasar electoralmente pues depende de lo que se espere, por supuesto que no va a obtener demasiados votos aunque nunca se sabe… Lo importante es que haya ciudadanos que sean capaces de movilizarse por algo que nos importa a muchos y en lo que que creemos, hablo de España, de una país amenazado desde dentro y donde tenemos por delante meses decisivos para el futuro. Saludos

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: