Inicio > REFLEXIONES > En aguas revueltas

En aguas revueltas

27 octubre, 2007

upd21.png

 En la nueva formación política liderada por Rosa Diez, UPyD, deben estar frotándose las manos ante los espectáculos que en los últimos días nos están ofreciendo los partidos tradicionales, y en especial el ineficaz, con Z de Zapatero, ejecutivo del PSOE.

Barcelona se hunde entera y se ahoga en un mar de caos circulatorio, mientras gobierno central y autonómico demuestran otra vez estar más inmersos en lo suyo que en lo de todos y los principales lideres de la oposición catalana siguen en sus interminables debates identitarios y patrióticos mientras sus conciudadanos se desesperan en interminables colas cubanas. De hecho lo que esta sucediendo podría ser un buen filón argumental para subir la intensidad de la reivindicación independentista ante la ineficacia española. Sin embargo lo que podría esperarse como una nueva andanada victimista, se esta traduciendo en cierta critica moderada que no ponga a los pies de los caballos al ejecutivo que mejores migas ha hecho con el radicalismo tribal.

Por eso digo que en UPyD se deben estar frotando las manos. A poco que sepan explotar los desastres en infraestructura debidos a las prisas por conformar al nacionalismo rupturista y dar buena satisfacción a sus chantajes soberanistas, junto con el deplorable espectáculo que los grandes partidos están dando en las instituciones del estado, más preocupados por sus intereses que por los intereses de los ciudadanos, y las tibias reacciones ante los órdagos que pretenden poner la Constitución patas arriba, no debe ser difícil para Rosa Díez y sus acólitos perseverar electoralmente en el descontento creciente y que posibilite a la nueva formación obtener un resultado digno ( aunque no suficiente para aplicar sus recetas de urgencia, es pronto para eso, salvo que en los pocos meses que quedan se produzca una autentica debacle social, política y económica) e iniciar un proceso de concienciación nacional ante los auténticos y graves problemas que amenazan a la convivencia pacifica y democrática en España. Y la atalaya del congreso puede ser una buena herramienta pedagógica de masas que junto con otras actuaciones más concretas y cercanas al pueblo sea capaz de llevar su mensaje regeneracionista hasta las sensibilidades más reacias hacia la cuestión pública.

JUAN ESPAÑOL

Anuncios
Categorías:REFLEXIONES
A %d blogueros les gusta esto: