Inicio > ACTUALIDAD > Algo huele a podrido en el TC

Algo huele a podrido en el TC

20 octubre, 2007

cuenca.jpg

 La imagen que se esta dando de la justicia española es tercermundista. Siempre ha sido un poder sujeto al ejecutivo, no debería asombrarnos esto. La autentica separación de poderes no se consigue de una día para otro. La independencia judicial dista mucho de ser algo posible a golpe de decreto. La misma constitución española no es precisamente el mejor modelo para garantizarla, pero aunque lo fuera, para conseguirlo haría falta que pasaran algunas décadas desde su aprobación que permitiera desterrar las malas practicas políticas heredadas del pasado. Treinta años no son suficientes.

Sin embargo mientras gobierno y oposición se enzarza en disputas de esta índole por aquello que más les enfrenta, las reformas estatutarias, estas se van aplicando cada día por la vía de los hechos consumados. Es más escandaloso que las leyes puedan no aplicarse, quedar en papel mojado, si a algún gobierno autonómico no le interesa, la propia constitución por ejemplo, o que aquellas que están pendientes de resolución y aprovechando la lentitud jurisdiccional las ponen en practica sabedores de que el uso normalizado de la ilegalidad tiene una fuerte carga de legitimidad y sabedores a su vez de la gran dificultad que engendra revertir los hechos consumados.

La inseguridad jurídica que padecemos es la antesala del desplome de cualquier democracia, sino es en si misma la constatación de este hecho.

Eso si que es preocupante. Mucho más que las tortas en el constitucional, tribunal del cual nada pueden esperar los españoles y que es la evidencia de la putrefacción de la vida política de nuestro país.

JUAN ESPAÑOL

Anuncios
Categorías:ACTUALIDAD
A %d blogueros les gusta esto: